Palabras clave

Localización según F. Durand-Dastés

 
Envoyer l'article par mail
De la part de :  :
(entrez votre nom)

Destinataire  :
(entrez l'email du destinataire)


afficher une version imprimable de cet article  Imprimer l'article
générer une version PDF de cet article Article au format PDF

La geografía ha elaborado una serie de herramientas conceptuales y técnicas para responder a las cuestiones sobre las localizaciones. Estas herramientas pueden clasificarse en tres categorías:

- un cierto número de principios de base, que expresan verbalmente los ejes principales de las respuestas a estas cuestiones.

- modelos, “representaciones esquemáticas de la realidad elaboradas con vistas a una demostración” (P. Haggett, 1967), que ponen en marcha estos principios.

- técnicas, que sirven para elaborar los modelos, para controlarlos y ajustarlos, o, más comúnmente, que permiten tratar la realidad empírica. [...] Toda localización dotada de una cierta permanencia, en consecuencia observable, corresponde al funcionamiento de un sistema dotado de una cierta estabilidad (propiedades homeostáticas). O incluso si una forma espacial, una localización, es observada frecuentemente y presenta una cierta perennidad, es porque corresponde al funcionamiento de un sistema dotado de propiedades homeostáticas. Desde que existe una división social del trabajo, aparece una jerarquía de los lugares de producción y de servicios. A partir del momento en que aparecen núcleos de concentración en una distribución espacial cualquiera, la distancia a estos núcleos se vuelve un principio importante de organización y de diferenciación del espacio. En cada fase del tiempo, la organización del espacio está influenciada por tensiones, inscritas ellas mismas en el espacio. Éstas son las tensiones físicas y las que resultan de las acciones de las generaciones anteriores.

El peso del pasado se hace sentir por medio del juego de procesos diacrónicos. Entre éstos, se distinguirán:
- los procesos de difusión, a través de los cuales una innovación aparecida en un lugar alcanza otros lugares;
- la inercia: proceso según el cual una actividad se mantiene en un lugar, cuando sus causas iniciales han desaparecido;
- la herencia: proceso de localización en el cual las marcas concretas dejadas por el pasado constituyen algunas de las causas que intervienen en el presente.
- el crecimiento acumulativo: proceso por el cual un centro de actividad crece por el efecto de su masa inicial, y así conserva una ventaja.
El crecimiento acumulativo corresponde frecuentemente al funcionamiento de un circuito de realimentación positiva. En los procesos diacrónicos, aparecen bifurcaciones. Éstas toman a menudo el aspecto del nacimiento de sistemas nuevos (sistemogénesis). Elementos aleatorios pueden desempeñar aquí un papel relevante. En el juego de las reglas sincrónicas y de los procesos diacrónicos, existen la rivalidad y la competencia. Rivalidad en la utilización del espacio, competencia entre agentes económicos. Las localizaciones resultan ampliamente decisiones de estos agentes. Existen diferentes escalas de decisión, de la microdecisión individual y familiar a la macrodecisión del Estado o de la gran firma.

F.Durand-Dastés, La question "où" et l’outillage géographique, en: Espaces Temps nø26/28, 1984.

François Durand-Dastes